Bobito - epcd El Verano de las Cenizas - Flor y Nata Records


Bobito
"El Verano de las Cenizas"

BOBITO ha montado una gran banda, nacida en 2017, solo hace falta ver los músicos que la componen con Roberto López -voz principal y guitarra- y Miguel Ángel -al bajo- ambos de Clara Plath; Juan Antonio Ros -a la batería y coros- de Ross; y Eduardo Pérez -con la guitarra principal y coros- de The Lawyers.

Extraído de la crítica del disco aparecido en Letras en Vena que firma Sandro Maciá:
"...proyectos como el del músico Roberto López, que aún casi engalanado con las vestimentas de Clara Plath, se coloca ahora un nuevo atuendo para saludar al mundo como Bobito, pseudónimo bajo el que presenta un Ep más que sabroso: El verano de las cenizas (Flor y Nata Records, 2018)."...
"Seis partes de un mismo Roberto que, sin miedo a desnudarse artísticamente, asume las riendas de un proyecto que tomó forma en
Mia Estudio –con Antonio Hillán como coproductor-, que terminó de perfilarse en su masterización en La Sala de Máquinas –con Manuel Torroglosa-, y que ahora llega a nuestras casas con la generosidad propia de quien aún prefiere no encasillarse en un estilo."

Extraído de la crítica del disco aparecido en Musica Crónica de David Monserrat:
Solo en el arranque "No puedo entenderte" los teclados se erigen verdaderos protagonistas, con ese lúgubre loop de piano que te va acompañando durante todo su metraje, para desenredarse en el puente derivando hacia rutilantes sintes en el estribillo. La aparición de la trompeta culmina un corte tan inquietante como inspirado. Después de un inicio tan solvente llega "Piramidal" y con ella una explosiva combinación de potencia, distorsión y emotividad. Una canción para enmarcar, con un desarrollo in crescendo, alcanzando proporciones épicas hasta ponerte la piel de gallina. La agridulce "Indurain" nos da un pequeño respiro, con esos tímidos sintes ensoñadores que acrecientan su evidente sabor a The Cure, una delicia. Y llega "Celofán" y vuelve el desasosiego y la rabia. Un tema que a medida que avanza se va encolerizando adquiriendo tintes claustrofóbicos en un tremendo final, coronado con un lapidario e insistente: <Cállate tú cállate ya>.
"
Reina de la velocidad", muy melódica, de hecho haciendo un experimento sonoro me la puedo imaginar; previa reducción de revoluciones, cantada por la versión más cabaretera de Bunbury o unos Amaral más que apasionados. Pero esto es BOBITO y se nota, la intensidad llama a la puerta o más bien la atraviesa directamente sin contemplación alguna. La consecuencia, otro temarraco a la saca.
Creo que los The Smashing Pumpkins más sosegados estarían satisfechos de poder firmar un corte tan impecable como el baladón "
No hay nada". Esas guitarras que primero se manifiestan como tierno arpegio para acabar encabritadas acompañando la lapidaria conclusión final: <No hay nada>. Un cierre maravilloso, bien de acorde con el espléndido trabajo al que pertenece.

FacebookInstagram
YouTubeMusicSpotify - AppleMusic